Derrota por la mínima del Cerceda en el estreno en Segunda B ante el Navalcarnero

 
El Cerceda no fue capaz de puntuar en su estreno en Segunda División B. El solitario gol de Joaquín, de penalti, en el minuto 11, le dio los tres puntos a un Navalcarnero con oficio.

Trató de hacerse con el control el Cerceda en el primer tiempo, pero la falta de entrenamientos de todos los jugadores de la actual plantilla pasó factura. Dos futbolistas que no habían disputado ningún minuto en Copa Diputación como Kike Pérez y Dani Ponce fueron de la partido ante el Navalcarnero.
En la primera mitad apenas hubo ocasiones, pero el conjunto madrileño no entró mal al partido. Una de las primeras llegadas a área (minuto 11) desembocó en el único gol del encuentro, que llegó desde los once metros. La acción nació de un forcejeo entre David Soto y Joaquín, el futbolista más destacado e importante del Navalcarnero ayer. El forcejeo inicial con agarrones concluyó con el presunto derribo de Soto a Joaquín dentro del área. El castellano leonés Pérez Fernández señaló el punto de penalti. Desde allí, el propio Joaquín se encargó de ejecutarlo colocando el balón a la derecha de Magu y llevándolo al fondo de las mallas.
El 0-1 le dio confianza a un Navalcarnero que supo jugar en todo momento con el resultado. El cuadro madrileño generó una nueva ocasión a balón parado (min.29) y con Joaquín como protagonista. Un saque de esquina terminó con el remato franco del ’10’ visitante en el área pequeña. Un defensa cercedense consiguió desviar el balón bajo palos. 
La única opción clara del Cerceda en el primer período fue la más importante del encuentro. Luariz se metió y en el área y, con poco ángulo y algo forzado, soltó un chut a las manos del portero. Faltaban tres para el descanso cuando el equipo de Tito Ramallo generó una ocasión para igualar la contienda.
Si en la primera mitad el Navalcarnero podría parecer un equipo más rodado, en la segunda el Cerceda tuvo el dominio a través de la posesión de balón pero el conjunto visitante, bien replegado, consiguió neutralizar los ataques posicionales de la escuadra rojiblanca.
La ocasión más clara del Cerceda en el segundo acto fue de Hugo Rama al ejecutar una falta en el minuto 66 con la que consiguió superar la barrera por encima pero la pelota salió por encima a escasos centímetros del larguero.
En situaciones de córner y en faltas lateral el equipo de O Roxo pudo generar situaciones de cierto peligro, pero la estricta defensa madrileña fue capaz de desbaratar cada opción cercedense.
Aunque el portero Magu fue un mero espectador en la segunda parte ante la falta de llegada del Navalcarnero, el marcador no se alteró en los segundos cuarenta y cinco minutos. 
El encuentro terminó con el 0-1 gracias al gol de Joaquín desde los once metros en los primeros compases del encuentro. Las sensaciones del Cerceda mejoraron con el transcurso del partido y, si Luariz y Hugo Rama tuviesen un poco más de precisión, el marcador final habría sido otro. Por juego, mejor en la primera mitad el Navalcarnero y en la segunda el Cerceda, y por ocasiones, dos para cada equipo, el resultado más justo hubiese sido el empate que, finalmente, no llegó.

 
CERCEDA: Magu; Soto, Juanmi (Álvaro Martín, min.80), Armando, Uxío, Agulló, Axel, Kike Pérez (Dani Pedrosa, min.64), Luariz, Hugo Rama, Dani Ponce (Keko Vilariño, min.64).
NAVALCARNERO: Alberto Olmedo; Stevens (Jesús, min.24), José Antonio, Manu, Álex González, Cindoncha, Fran, Carlos, Edgar (Yarío, min.83), Joaquín (Molina, min.60), Joya. 
GOL: 0-1, min.11: Joaquín, de penalti.
ÁRBITRO: Carlos Pérez Fernández (Castilla y León). Amonestó a Soto, Uxío, del Cerceda; y a Joaquín, Carlos, Álex González y Manu, del Navalcarnero.
CAMPO: O Roxo. 300 espectadores.