“En Cerceda la exigencia es máxima todos los años”

Ha destacado siempre por su potencia, por su contundencia, por su capacidad en las disputas y al corte. Javi Angeriz, uno de los veteranos de la plantilla del Cerceda, ha mejorado con el paso de los años y, superados los treinta, ha ganado en capacidad de liderazgo, es un futbolistas importante a nivel goleador ofensivamente y cada vez tiene menos lesiones. El ‘kaiser’ rojiblanco fue una de las piezas clave en el subcampeonato de la pasada temporada y en el presente curso vuelve a ser uno de los líderes del conjunto de Ángel Cuéllar.



-¿Contento con lo que va de temporada?
-Hay dos fases diferenciadas en lo que va de temporada. Después de un inicio bueno, una mala racha nos alejó de los puestos de fase de ascenso. La otra fue la capacidad de reacción que tuvimos encadenando seis victorias consecutivas que nos colocaron en puestos de playoff. Eso habla muy bien de la personalidad de esta plantilla en los momentos difíciles.
-Y a nivel personal, ¿todo cómo esperabas?
-No del todo debido a un problema de pubalgia desde hace unos meses que me ha hecho entrenar a menor ritmo para poder competir. En líneas generales no me puedo quejar.
-¿Ha cambiado el objetivo del equipo desde el inicio de liga hasta ahora?
-El objetivo sigue siendo el mismo: asegurar el playoff y, si fallan los que van por delante, aprovecharlo para quedar campeones. Quedan muchos puntos y el que sea más regular será campeón.
-¿Cuál es el rival a batir?
-Ahora mismo los números dicen que son el Bouzas, el Villalbés y el Fabril. Si miramos para abajo nos equivocaríamos. El objetivo es recortar puntos y abrir brecha con los de abajo.
-¿Se han generado demasiadas expectativas en torno al Cerceda por lo hecho la temporada pasada?
-En Cerceda la exigencia es la misma todos los años. De hecho, recuerdo que hace cuatro años, cuando llegué, en la presentación con un equipo completamente nuevo y con bajada de presupuesto, el presidente nos dijo en su discurso que el objetivo era quedar campeones. Este club es siempre muy exigente.
-¿Os sentís más controlados por los rivales que la temporada pasada?
-Después de un buen año los equipos te conocen más. Además, tenemos casi la misma plantilla y la temporada pasada fue muy larga y con un final doloroso.
Final doloroso. ¿Se entendió como fracaso quedar a 90 minutos de Segunda B?
-¿Fracaso? Fracaso lo sería si el objetivo fuese el ascenso sí o sí. Para nosotros era un premio que creo que merecimos por el trabajo de todo el año.
-¿Tiene margen de mejora este Cerceda?
-Siempre hay margen de mejora. Un aspecto a mejorar y que ya lo estamos corrigiendo es no encajar muchos goles y dejar la portería a cero con más regularidad.
-¿En qué ha cambiado el Javi Angeriz de 25 años al de 35? ¿Con cuál te quedas?
-Me quedo con el de ahora porque disfruto mucho más de lo que lo hacía antes. Con 25 no se tiene la madurez que sí tengo ahora. Aún así, echo de menos poder disfrutar del fútbol casi profesionalmente como cuando era joven.
-¿Y la Tercera? ¿En qué ha cambiado?
-En mi opinión ha cambiado bastante. Ahora se sabe más y la gente está mejor preparada a nivel de entrenamiento y en táctica pero, en mi humilde opinión, el nivel ha bajado un poco.
-Con 35 años, ¿se le da vueltas a la retirada o aún es pronto para pensar en eso?
-Por ahora, eso no me pasa por la cabeza. Es algo que está ahí porque los años pasan pero no pienso en ello porque me gusta mucho competir y disfrutar de cada día que puedo entrenar y jugar. Por ahora lo veo muy lejos.
-Cuatro años en el club. ¿Te sientes de la casa?
-Sí, aquí me tratan muy bien y me siento en deuda con la gente del club y de Cerceda. Me siento muy a gusto.
-¿La deuda se saldaría con el ascenso?
-Ojalá se pueda conseguir después de tantos años peleando por ese objetivo. Sería un hecho histórico y me gustaría disfrutarlo.
-El Cerceda solo le ha ganado al Arosa de los cinco primeros. ¿Os cuesta más en partidos de tú a tú o es algo circunstancial?
-De los cuatro primeros nos ganó el Bouzas y el Villalbés. Ninguno de los dos fueron superiores a nosotros. Yo creo que es circunstancial. En esta liga no hay ningún equipo muy superior al otro y cualquiera te puede ganar si no compites al 100%.


EL TEST


¿Cuál es tu central favorito?

De mi equipo no voy a decir ninguno por respecto a los tres centrales que hay. Me quedo con Iago López, del Bergantiños.
¿A qué delantero no querrías ver delante?

A Uxío, sin duda.
Si no fueses central, ¿en qué posición te hubiese gustado jugar?

De mediocentro, aunque ya he jugado alguna vez ahí.
¿A quién dedicas tus goles?

Siempre a mi familia.
¿Depor o Celta?

Deportivo, por supuesto.
¿Messi o Cristiano?

Messi sin dudarlo.
¿Serás entrenador cuando dejes el fútbol?

Por ahora no se me pasa por la cabeza, aunque nunca se sabe. Me gustaría seguir ligado al fútbol.
¿Con quién te ríes más en el vestuario?

Hay muchos coñones, pero Noé se lleva la palma. Es un cachondo. A veces un pesado, pero te alegra el día a día.
¿Quién es el vinagre?

-Hay muchos vinagres y yo me incluyo. Mejor no digo nombres, que se salvan pocos.
¿Cuál es la anécdota más graciosa desde que estás en Cerceda?

La de la bota de Noé que dijo Uxío es la más simpática. No tengo otra en mente mejor que esa, pero me quedo con las imitaciones de Noé a los entrenadores y los motes que nos pone a todos. El mío es ‘batiditos’. Ah, también ha sido gracioso el amigo invisible de estas navidades con la jirafa y la oveja.